lunes, 10 de octubre de 2016

Breve reflexión sobre la sola scriptura, la infalibilidad de la Biblia y de la Iglesia.

El protestantismo sostiene que la Escritura es la única fuente infalible de la verdad. Pero si solo la Escritura es infalible, ¿quiere decir que Dios dejó una fuente infalible a personas falibles, que finalmente nunca podrían entender con absoluta certeza la Escritura, debido a que son falibles? De nada serviría tener escrituras infalibles que nadie pueda interpretar infaliblemente. Si solo la Escritura es infalible, nadie, nunca, en ningún momento, podría tener la seguridad de que su comprensión es la correcta.

Ante esto, seguramente el protestante dirá, como comúnmente dice: “Nosotros no somos infalibles, pero el Espíritu Santo sí lo es, y Él es quien puede guiar a cada creyente a entender la Escritura”. Bien, esto plantea otra contradicción en el pensamiento protestante, pues la única manera de poder alegar con toda certeza que se cuenta con la doctrina bíblica auténtica y correcta, sería afirmando que en un momento dado, un lector de la biblia puede ser guiado infaliblemente por el Espíritu Santo de manera que pueda interpretar, sin riesgo de error, lo que lee; luego entonces, ¿por qué tendría que escandalizarles tanto la doctrina de que el Papa -y el Magisterio de la Iglesia unido al Papa- es preservado de error por el Espíritu Santo cuando interpreta la Escritura y sobre ella enseña algo de manera definitiva?

Así que si entendemos que no serviría de nada tener una Biblia infalible sin un medio infalible para poder interpretarla, hemos de reconocer que Dios en su infinita sabiduría previó todo esto y nos legó ambos instrumentos, una revelación infalible hallada en la Escritura y una Iglesia igualmente infalible para entenderla y enseñarla. 


No en vano es la propia Escritura quien llama a la Iglesia columna y fundamento de la verdad. 

Alfredo Rodríguez

4 comentarios:

  1. El protestantismo no procede de Dios, sino de personas que cometieron el error de interpretar la Biblia con su propio entendimiento y que tuvieron la arrogancia de creer que podían dirigir la vida espiritual de los demás. Cada fundador de cada una de las decenas y decenas de diferentes denominaciones dice poseer la verdad por haber tenido la inspiración del Espíritu Santo. Pero definitivamente esa inspiración no pudo provenir del Espíritu sino de espíritus cualquiera, porque las diferentes denominaciones difieren unas de otras, y una cosa que el Todopoderoso no puede hacer es contradecirse (aunque esto último parezca una contradicción). La Iglesia Católica es la única que procede directamente de Dios porque ha sido Una desde que Jesucristo le entregó las llaves de su Iglesia a Pedro.

    ResponderEliminar
  2. Hemos restaurado. La Biblia a su estado. Original.
    Reina Valera en la edición de 1909, hemos restaurado nombres puros de su estado original para una familiarización conceptual ya que incorporar tiene de como por ejemplo yah, cambiándolo por IAS, lo cual muchos no saben qué es un agregado y hereje a los nombres de nuestros héroes la Biblia, ya que los nombres en las escrituras originales ninguno de ellos termina de esta manera ,sino que está incorporado En la mayoría ellos parte del nombre de nuestro padre YHWH a saber un ejemplo: yeshaYAH , yermiYAH, eliYAH , sefanYAH.- sofonias 3.9 nos habla que el nombre se restaurara del Padre y por ende todos los que llevan su nombre lo usaran y tendrán el sello en sus mentes ...
    CreateSpace eStore: https://www.createspace.com/6594171


    :


    ResponderEliminar
  3. Pedrito, ese mismo2 de agosto de 2017, 8:40

    No soy protestante, no me gusta protestar ni discutir de manera que no sea edificante. Yo tengo una Biblia que mi papi me regaló hace dos años, y la comencé a leer poco tiempo después. Tendría como 15 años, ahora tengo 17. Al comienzo admito que me fastidiaba o me confundía. Job, un libro muy desafiante, fue uno de los primeros que leí...mala forma de comenzar jajaja. Y presisamente no tenía a alguien que me dijera por donde comenzar, cuánto leer por día, si tenia que tomar notas, en fin.

    Seguí leyendo, y leyendo, cuatro capítulos del antiguo y dos del nuevo cada día. Y no sé qué fue que me comenzó a dar ganas de leerla más. Me surguió de alguna parte hablar de lo que leía con todos los que me rodeaban. Y así, mientras más la leía, las palabras de la Biblia resonaban en mi cabeza constantemente. Pareciera que de repente que el Evangelio se fue haciendo espacio en mis prioridades. La terminé de leer. Fue fabuloso. Podía decir que leí toda la Biblia en 7 meses y medio, cosa que pocas personas que conozco hallan hecho. Y sólo era el comienzo de una magnífica y profunda relación con Jesús.

    Tuve mis dudas, había cosas que me perturbaban. Recuerdo que me dio escalofríos El Apocalipsis jejeje. Pero era presísamente por la falta de orientación. Pero no me rendí, quería conocer a ese Dios que tanto me llamaba la atención. Ahora puedo decir con orgullo y satisfacción que soy un hijo de Dios, un siervo del Señor Jesucristo dispuesto a hacer lo que él me diga. No sé, usando la lógica, qué fue lo que me abrió los ojos...pero sé, por la fe, que fue la oración y la perseverancia que le di a esta empresa lo que me ha ido expandido el entendimiento y acercado a Él. Quizá digan que tengo ideas doctrinales contrarias a la Palabra por que yo solo me emprendí a su lectura y análisis. Quizá digan que estoy loco porque no recibí ayuda o instrucciones para orar, o alabar. Y quizá piensen que Satanás me ha engañado para que crea lo que me plazca. Pero yo sé que no es así, y yo le digo constantemente a Dios que si me estoy dirigiendo a Él incorrectamente, o no le adoro como debe ser, o existe cualquier error concerniente a mi fe, que me corrija y abra mis ojos para hacer las cosas como me pida. ¿Y saben qué? Mi Dios sí puede contestarme.

    Este es uno me los versículos en los que más me he apoyado:

    "Mas si desde allí buscares a Jehová tu Dios, lo hallarás, si lo buscares de todo tu corazón y de toda tu alma"

    Saludos

    Postdata: soy venezolano

    ResponderEliminar
  4. Pedrito, ese mismo2 de agosto de 2017, 8:44

    Se me olvió, disculpa. El versículo es Deuteronomio 4:29

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...